Test
SFL International Reach
Choose your region

Populismo

El caudillo fue derrocado, ¡Que viva el caudillo!

By

La política Latinoamericana y boliviana lejos de estar condicionada por el debate basado de ideas, se viene desarrollando en torno a las interminable búsqueda del ´´político perfecto´´ o de un gran caudillo que solucione todos los problemas de nuestras sociedades.


Esteban Eduardo Burgoa Cardozo

Coordinador local Bolivia, Estudiantes por la libertad


La política latinoamericana y en especial la boliviana, está condicionada en gran medida por la búsqueda del “político perfecto”, aquel con cualidades especiales y una moralidad intachable, que conducirá a nuestros países hacia la prosperidad que tanto anhelan nuestras sociedades, esta interminable búsqueda nos ha llevado a caer en el fenómeno del caudillismo, que básicamente se trata de escoger a un hombre que se asemeje a nuestro ideal de líder perfecto, para apoyarlo con ojos cerrados, casi con la misma veneración que se tiene a los santos católicos o a nuestros equipos de futbol.

En el caso boliviano es interesante como estos caudillos condicionan el pensar de un partido o movimiento político hasta el punto que su popularidad va a determinar el ciclo de vida del partido político como tal, es prácticamente la figura del caudillo el que va a inspirar o impulsar la creación de un partido político, la gran mayoría de agrupaciones políticas en Bolivia desaparecieron o terminaron mermando su popularidad después que su correspondiente caudillo fuera derrocado o perdiera relevancia en el debate político, claros ejemplos son: el MNR, con Víctor Paz Estenssoro, ADN, con Hugo Banzer Suarez y actualmente el MAS con Evo Morales y así infinidad de casos que se presentaron históricamente en la frágil democracia boliviana.

En este punto muchos dirán que los ejemplos mencionados no son válidos, ya que estos partidos aún existen, que en el caso del MNR lograron llegar al poder con Gonzalo Sánchez de Lozada y el MAS sigue siendo la primera fuerza política del país, lo cual es verdad, pero aun así esto no invalida mi primera afirmación, el MNR al llegar al poder con Goni no lo hizo con el apoyo que tuvo en sus mejores épocas en los 50s y 80s, en el caso del MAS, los conflictos internos cada vez son más claros desde que Evo Morales fue desalojado del poder, en su intento de perpetuación, al punto que su peso en la política se ha reducido prácticamente a la mitad.

Los partidos políticos bolivianos no se guían por principios básicos de pensamiento e ideología que normalmente se instauran en su fundación con el fin de atraer a los votantes que están de acuerdo con su pensamiento y su plan de nación, un hecho que ocurre en las democracias más estables de occidente, los partidos políticos nacen como instrumento para que un caudillo cualquiera se haga del poder. Lo cual termina en una democracia que no está basada en el debate y en la contrastación de ideas, sino en una competencia de popularidad entre los diferentes líderes.

Esto nos lleva a dos grandes problemas, el primero es que el pensamiento de cada partido no está ligado a las ideas de un pensamiento ideológico, sino que está condicionado por su caudillo de turno, el Movimiento Nacionalista Revolucionario, nació en los 50s como un partido de izquierda, el cual en los años 80 tomo un pensamiento más de derecha luego que su caudillo, Víctor Paz Estenssoro, cambiara de ideas.

El segundo problema de este sistema que tiene lugar en Bolivia, es que al momento de decidir por cual representante se va a votar en las próximas elecciones, no son cuestiones como: la política económica, el plan de gobierno o la coherencia de las propuestas, las condicionan la elección de votantes, variables que normalmente se tiene en cuenta cuando lo que se apoya es una idea o propuesta y no una persona como tal, sino lo que va a primar al momento de decidir el voto de la mayor parte de la población es: si el caudillo es de la misma clase social, si racialmente se identifica con esa persona o si es originario de la misma región que el votante.

Sinceramente espero, pero con desconfianza, que en el futuro cercano mis compatriotas tomen un poco de conciencia sobre esta grave falencia en nuestro sistema democrático y en el estándar que usamos para escoger a aquellos que se harán con el poder; y de esta manera se demande por partidos políticos basados en ideas y a su vez las fundaciones de futuros movimientos estén basados por una forma de pensar y no por caudillos.


Esta publicación expresa únicamente la opinión del autor y no necesariamente representa la posición de Students For Liberty Inc. En el Blog EsLibertad estamos comprometidos con la defensa de la libertad de expresión y la promoción del debate de las ideas. Pueden escribirnos al correo blog@eslibertad.org para conocer más de esta iniciativa

Write for Us

Our Writers

X